Segundo mes de PPVV en Houston

El agua se queda justo en el borde de la urbanización

Después de un mes en Estados Unidos sigo sin estar adaptada y sigo sintiéndome totalmente perdida. Recibo tanta información nueva que no la proceso. Y en el colegio el sistema sigue siendo algo que no termino de entender y al que me cuesta unirme, sentirme parte de él.

Las personas que han pasado anterior que yo por esto nos repiten a los nuevos que los primeros meses son duros pero que se puede entender el sistema y adaptarse, que paciencia y a trabajar. Espero que lleven razón.

En la entrada anterior me quedé en el 25 de agosto por la noche, jueves, mi sexto día de clase en este sistema. No os he contado que doy clases a niños de 7 años en 2nd grade, como 2° de primaria en España. Como profesora de formación profesional el salto de edad se me hace difícil. Me cuesta entender sus necesidades y explicarles lo que se espera de ellos. Han sido 6 días de sobrevivir pero no más. Y por más que me repiten que debo hacer no sé llevarlo acabo, no sé cómo incluir eso en mi práctica docente.

Pero es 25 de agosto son las 10 de la noche y nos acaban de decir que mañana no hay clase hasta nuevo aviso. Harvey, el huracán, llega al sur de Houston mañana y debemos estar listas para la posibilidad de pasar entre 3 y 7 días en casa. Nada de mover el coche y con la posibilidad de que el agua y la luz se corten.

26 de agosto al 29 de agosto sin salir de la urbanización viendo llover, revisando las noticias del tiempo, revisando que las alcantarillas sigan tomando agua. En contacto con la gente que conozco aquí para saber si todos estamos bien. Las alarmas del móvil avisando de tornados e inundaciones. Cada día llamar a tranquilizar, las noticias que llegan a España no son nada buenas y se repiten los mensajes preguntando si estoy bien. Cifras de récord, personas que pierden todo y otro huracán formándose en el Atlántico, Irma.

29 de agosto Harvey toma otro rumbo, pero en Houston siguen las inundaciones porque hay que sacar el agua acumulada en las presas. Ese agua es la que se queda justo rozando mi urbanización, que se ha convertido en una isla mágica con una salida. Aquí empieza la segunda fase para mi del huracán. Ahora puedo salir de casa por la vía libre que ha quedado, mientras estamos atentas a que no llegue el agua a la urbanización. Han evacuado a muchos vecinos y a sus casa ahora solo se puede ir en barca. Muchas calles cortadas y un intento de volver a la normalidad.

Si el primer mes en Houston fue duro, pasar un huracán con toda su incertidumbre y miedos ha sido más. Aún no nos creemos la suerte que hemos tenido, porque al final solo hemos pasado la parte incómoda, nada más.

2 de septiembre, con unas compañeras vamos a ayudar a organizar donaciones, la gente trae de todo para aquellos que han perdido casa, negocios, todo. En estos días he intentado contactar con mis alumnos para saber si están bien, menos tres todos responden y dentro de algunos desperfectos parece que están bien.

3 y 4 de septiembre, aprovechando que el lunes es día festivo y que la ciudad vuelve como puede a la normalidad, y sobre todo que hemos tenido una gran suerte de no haber tenido problemas el grupo de españoles aprovechamos para salir de la ciudad. En mes y medio no hemos salido de aquí y la experiencia del huracán ha sido muy dura, necesitamos salir y desconectar de nosotros mismos. Así que nos vamos a San Antonio a ver las misiones españolas y aprender un poco sobre la historia de Texas. Nos sentó bien la salida, estar en una ciudad que puedes andar por las calles nos parece ahora un lujo que hay que aprovechar cada vez que podamos.

7 y 8 de septiembre volvemos al colegio, para preparar la vuelta el lunes de los alumnos. Desde Dallas nos mandan donaciones para los alumnos que lo necesiten y se reparten. El viernes por la noche vamos a Hermann Park que ya toca ir conociendo la ciudad. Es un parque con anfiteatro al aire libre donde se hacen muchas actividades. Al final solo lo usamos de excusa para reunirnos.

9 y 10 de septiembre toca comprar cosas para la casa y dejar de vivir en modo emergencia y esto parezca un hogar.

11 de septiembre segundo primer día de colegio. Comenzamos el día haciendo un círculo con los niños para que compartan como han vivido estas dos semanas sin colegio. En general hablan de a qué han jugado, como han ayudado en casa a cocinar, limpiar, si han ido a casa de algún familiar a dormir. Y entre los relatos de niños de 7 años que no entienden lo que pasa puedes saber un poco más sobre ellos, sobre cómo han vivido estos días sus familias. Ahora toca traerlos a la normalidad, crear el espacio seguro y donde aprender que necesitan.

Del 11 al 15 de septiembre tengo mi segunda oportunidad para lograr lo que se espera de mi como maestra. Volvemos a repetir la fila, me paso la semana repitiendo fila, sale algo mejor pero aun tenemos mucho margen de mejora. Las tardes son lo más duro, ellos están aburridos y cansados y no consigo que sigan mis instrucciones. Sigo perdida y viendo los avences muy lentos y el ritmo del colegio muy rápido, no consigo seguirles. Pero me veo con las ganas e identificando lo que me falta. Así que intento repetirme que se trata de seguir así, acortando distancias y sin dejar de levantar la mano para preguntar cuando me pierdo, intentando no bloquearme.

16 y 17 de septiembre, finde para reflexionar sobre mis clases y conseguir recursos para hacer más entretenidas y provechosas mis clases. Ya os contaré si lo consigo.

2 comentarios sobre “Segundo mes de PPVV en Houston

  1. Claro q nos lo contarás…. que la prueba está superada campeona, después de pasar un huracán , con los niños es cuestión de días que se centren y te los ganes. despues de la tormenta llega la calma…Mucho ánimo que tu puedes 🙌👍😘

Deja un comentario