Aterrizaje como Profesora Visitante en Estados Unidos

Cartel de bienvenida a mi clase

8 semanas después de aterrizar en este país he encontrado el tiempo y la cabeza para contaros como está siendo esta nueva aventura. En abril me seleccionaron dentro del programa de profesores visitantes (PPVV) que tiene el Ministerio de Educación en España con el Gobierno de Estados Unidos. Mi plaza era en un colegio concertado (charter) en Texas. Otro día os cuento el proceso y las vueltas hasta aterrizar.

En estén blog quiero hablar de educación y pero creo que contar esta experiencia desde lo personal, como un diario también es interesante como docente.

Estos dos meses han sido la aventura más intensa y sin descanso de mi vida. Y mira que siempre le doy una vuelta de tuerca a cada nueva aventura, a cada reto. Pero esta vez se me fue demasiado de las manos y es la primera vez que me he sentido sobrepasada, la primera vez que de verdad he querido dejarlo.

Os voy contando paso a paso como ha sido esto durante el primer mes.

22 de julio, aterrizo en Dallas. Me hago un lío con dónde me recoge el uber y acabo montándome en el que no es. Después de toda la confusión de irnos del aeropuerto, volver y no encontrar a la verdadera clienta del uber en el que me he montado por error el conductor me lleva a casa. La que sería mi casa por dos noches, gracias Mercedes!

23 de julio, recojo a Patty, la que será mi compañera de aventuras por estos mundos. Patty es mi Nissan Pathfinder, de ahí viene el nombre. Y me paso mi primer domingo americano dando vueltas con mi coche para acostumbrarme a las marchas automáticas y las señales de aquí. Sin duda me he buscado una compi con la que me entiendo muy bien 🙂

24 de julio, día de poner en orden los papeles de Patty, ir al taller, y salir de Dallas dirección Houston. Hoy aquel día que me ponía un tanto nerviosa, me parece de lo más fácil que he hecho. Dallas-Houston son 3 horas y media de todo recto y al final a la derecha, tal cual por la Interestatal 45. Eso sí los primeros camiones que me adelantaron me parecieron kilométricos, pero Patty ni se inmutaba, así yo disimulé los nervios. Lo bueno de tener que hacer las cosas sola es que como no queda otra que hacerlas no te lo piensas demasiado, simplemente lo haces porque nadie lo va a hacer por ti. Mi primer gran reto superado y disfrutado.

25 de julio, comienzo el tour de buscar apartamento. Y de abrir cuenta en el banco. Después de unas cuantas vueltas por la ciudad y el jarro de agua fría cuando en un banco no me querían hacer cuenta por no tener una dirección permanente y el número de la seguridad social di con Tiffany. Tiffany es mi banquera, ella fue la que me explicó todo, me dejó abrir la cuenta del banco, y respondió todas mis dudas y caras de no me entero. Realmente Texas ha sido todo lo amable que ha podido, la gente siempre intenta ayudar y dar soluciones, y ponértelo todo lo fácil que se puede. Su carácter amable desde su distancia me recuerda mucho a Irlanda.

26 de julio, primera formación, primeras risas con los compañeros españoles con los que comparto aventura, risas y dramas. La formación además de cosas que nos han contado 7 veces y algunas que aun nos hacemos un lío, sirvió para conocer a nuestra coordinadora internacional que nos cuenta las cosas sin darle más vueltas de las necesarias.

27 de julio, sigo mirando casas, pateando la ciudad con Patty, cronometrando tiempos. Visitando barrios e intentando imaginarme acá y allá. De tanto tour por apartamentos me aprendí el guión de memoria, porque todos siguen el mismo. Sino me va bien en el cole puedo hacer tours de apartementos.

28-30 de julio, durante este finde comienzan las divagaciones sobre a qué apartamento mudarme, si comparto, si no sale lo de compartir. Pero el domingo por aquello de que los domingos son días familiares son volvimos a juntar los españoles para hacer barbacoa e ir aprendido las costumbres locales.

Del 31 de julio al 3 de agosto va todo de formaciones de profes nuevos. De classroom management, de cómo llevar una clase, de cuales son las expectativas del distrito, de protocolos y yo qué sé más. De seguir dando vueltas al tema apartamento. Y dar más vueltas a la ciudad. Y sobre todo de sentir que cada día sé menos inglés y entiendo menos lo que me dicen.

4 de agosto, el gran día en que se incoorporan los profes nuevos. Y el que parecía ser mi primer día en casa, pero no… Me fui y volví al hostel donde estuve hasta tener casa como 3 veces. Parecía una torera que dice que lo deja y siempre vuelven a reaparecer.

5-7 de agosto, finde, piscina, paciencia. No podemos firmar contrato del piso porque tienen que mirarnos papeles, porque aquí sin historial de crédito no eres nadie (otro día os digo lo que significa, cuando Tiffany me lo vuelva a explicar a ver si me aclaro de una vez). Finde de leer y descansar porque vine cansada de España y desde que llegué no he parado, y según parece por las formaciones en el colegio va a ser intenso también.

7 de agosto, el gran día! Conseguimos firmar el contrato del piso. Firmados dos mil papeles que no entendemos, seguramente hemos vendido nuestra alma y nos hemos enrolado en el ejército como voluntarias forzosas en caso de guerra… ni idea, pero tenemos casa! Y al día siguiente podemos mudarnos!

Del 7 al 11, más formaciones, conocer a mi equipo de 2nd grade y mi aula. Cuando llega el viernes mis compis tienen las aulas más chulas que he visto en mi vida… y yo en estado de shock porque no sé ni por donde empezar. Comienzo una etapa en la que veo a todo el mundo a kilometros de distancia de donde yo me encuentro y sin saber cómo alcanzarles o al menos reducir distancias, o al menos que la distancia no aumente.

12 de agosto, sábado, me paso el día entero en el cole decorando… organizando… yo qué sé… mi aula, porque el lunes vienen los padres a conocerme y tienen que ver un aula bonita para sus hijos.

13 de agosto, reunión familiar espoñola para darnos fuerza para el inicio de curso.

14 de agosto, por la tarde llegan los padres. Mi inglés a cada rato se hace más pequeño. Niños curiosos miran la clase pero no hacen ninguna seña de que les guste… sobrevivo al examen sin estar segura de haberlo pasado.

15 de agosto, lesson plan day… si creía haberme enterado de algo entre tanta formación se confirma que no me he enterado de nada. Los lesson plan son documentos que te dicen lo que tienes que hacer en cada momento en el cole. Para cada periodo de clase se fijan los objetivos, actividades y demás. Me toca con mi compi de lesson plan hacer los de lengua. Ni ella ni yo terminamos de entender como va, dónde y cómo colocar los objetivos y contenidos que marca la ley de aquí y sobre todo cómo hacer la diferencia entre ingles y español.

16 de agosto, mañana llegan los niños, yo empiezo a entrar en barrena porque a cada rato me hago más lío y menos sentido me parece que tiene todo.

17 de agosto… niños perdidos por los pasillos. Niños que no quieren venir al cole y quieren volverse a casa. Mis alumnos no me entienden ni en español ni en inglés. Las lesson plan del día no se cumplen ni en un 30%. Me paso el día haciendo una fila con los niños y andando por los pasillos, no nos sale ni una bien.

18 de agosto, igual que ayer… tal cual… no avanzo… Me voy a ver a Tiffany, porque ya tengo número de seguridad social y dirección permanente, así que ya puedo pedir tarjeta de crédito para generar historial de crédito… sin él no eres nadie en este país… yo todavía no me aclaro mucho pero creo que lo entiendo mejor que los lesson plan…

Finde… sábado en el cole intentando aclararme. Ordenar el desastre de papeles que tengo después de 2 días. Migraña, mucha. Domingo de fisio, lavadora, plancha y cocinar. Y ataque de resfriado, fiebre, bajada de defensas o yo que sé pero a las 8:30 me voy a dormir.

21 de agosto, comenzamos la semana con un eclipse de sol! Encerrados en el aula por seguridad. La fila sigue sin salirme suficientemente recta, ni silenciosa, ni seria. Pero en un momento de entre clase y clase me dejan unas gafas y salgo a ver el eclipse!

22 de agosto, seguimos sin aclararnos con los lesson plan. Mis alumnos no me entienden en inglés ni en español. La fila no me sale y todo el mundo me corrige por los pasillos.

23 de agosto, parece que un pelin mejor hasta que me dicen lo mal que me sale aún la fila y el poco caso que me hacen mis alumnos. Salgo del cole a las 9:30 intentando aclararme y prepararme la clase del día siguiente para que no se me desmande la clase.

24 de agosto, no quiero ir al cole. Pero no me queda otra y voy. Entre simulacro de incendios y hacer filas consigo ponerme a explicar algo de verdad por primera vez. Día agotador, y amenaza de huracán llegando… Salgo del cole a las 7:30, después de 12 horas ya toca. Mañana siguen diciendo que hay cole aunque venga el huracán. Pero antes de subir a casa hay que ir a comprar como si viniera el fin del mundo. Yo no me entero de mucho pero sigo las instrucciones de seguridad. Con mi compi de piso voy a comprar, y como suele pasar después de los días agotadores nos da risa floja por lo que sea a las dos. Dicen que la risa cura, debemos estar ya super sanas o a punto de perder la cabeza.

Y este fue mi primer mes, agotador. Un reto que me lleva a kilómetros de distancia de mi límite, de lo que conozco y sé hacer. En otra entrada os cuento lo que siguió.

1 comentario sobre “Aterrizaje como Profesora Visitante en Estados Unidos

Deja un comentario